Notas relacionadas

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

¿CÓMO REDUCIR EL RIESGO DE SUFRIR UN ACV? 

por Dr. Conrado Estol

1) PRESION ARTERIAL ALTA: es el factor de riesgo conocido más importante que puede provocar un ACV. La PA elevada fomenta el taponamiento de las arterias y hace presión anormal sobre las paredes de los vasos sanguíneos, lo que puede causar su ruptura en un punto débil. La PA alta es tratable. El control de la presión elevada mediante una dieta con poco sodio, controlando el peso, manejando el estrés y tomando medicamentos, pueden ser varios modos de evitar un ACV.

 

2) DIETA: Evite el exceso de grasas, la sal excesiva y la ingesta de alcohol.

 

3) OBESIDAD: El exceso de peso pone estrés en el corazón y en los vasos sanguíneos, y se asocia con presión arterial alta. La obesidad también predispone a una persona a desarrollar enfermedad cardíaca y diabetes que, en ambos casos, aumentan el riesgo del ACV.

 

4) FUMAR: los fumadores presentan un riesgo mayor de infarto, demostrando un aumento al triple en el riesgo de ACV. Los fumadores que también presentaban presión arterial alta 

mostraron un aumento de 20 veces. El riesgo disminuye para los que dejan de fumar. Si usted no tiene éxito en dejar de fumar la primera o segunda vez que prueba hacerlo, no se de por vencido. Intente con un médico especializado en “cesación tabáquica”. Si usted deja de fumar, su riesgo de enfermedad vascular se reducirá 50% en 6 meses!!! 

 

5) EJERCICIO: La gente activa, con poca grasa corporal, tiende a presentar menos colesterol en su sangre. Parece haber una relación entre el aumento del ejercicio y la reducción de la aterosclerosis (depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos). Por consiguiente, los científicos creen que mantener un cuerpo físicamente en buena forma, mediante el ejercicio, reducirá el riesgo de un ACV. La Asociación Norteamericana del Corazón (AHA) recomienda por lo menos 30 minutos de ejercicios aeróbicos 4 o 5 veces por semana. Actividades como caminar y nadar son buenas para mantener el sistema cardiovascular en buen estado.

 

6) ENFERMEDAD CARDIACA: el ACV se asocia estrechamente con la enfermedad de las arterias del corazón ya que ambos son casi siempre el resultado de aterosclerosis. El control de la enfermedad cardíaca mediante la dieta apropiada, no fumando y haciendo ejercicios, puede reducir

el riesgo de ACV. La Fibrilación Auricular es arritmia cardíaca que causa un significativo aumento en el riesgo de ACV pero el riesgo puede disminuirse con anticoagulantes.

 

7) ESTRES: El estrés causa un trastorno en el equilibrio natural del cuerpo. La relación entre el estrés y el ACV es indirecta, debido al efecto del estrés sobre la presión arterial y otros efectos mediados por la descarga adrenérgica. El estrés aumenta la presión arterial, y la presión arterial alta es un factor importante de riesgo de ACV.

 

8) PILDORAS ANTICONCEPTIVAS: Los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de formación de coágulos sanguíneos y émbolos, especialmente en mujeres mayores de 30 años. El riesgo es mayor en las mujeres que fuman. Consulte a su médico para que le aconseje con respecto a métodos anticonceptivos alternativos si usted perteneciera a cualquiera de estas categorías.

 

9) EDAD: La posibilidad de sufrir un ACV aumenta con la edad. Dos tercios de los ACV ocurren en personas mayores de 65 años. Por otro lado, el ACV puede afectar personas de cualquier edad (aún adolescentes).

 

10) SEXO: Los varones presentan más casos de ACV que las mujeres. Pero como las mujeres tienden a vivir por más tiempo, muchos de los sobrevivientes de ACV mayores de 65 años son mujeres.

 

11) FACTORES SOCIALES: La incidencia de ACV varía entre las razas por motivos que todavía no se entienden completamente. Los factores sociales, como el estilo de vida y el medio ambiente, tal vez desempeñen un papel en estas diferencias.

 

12) HISTORIA FAMILIAR: Una historia de enfermedad cardiovascular en una familia es un factor que contribuye al riesgo de ACV. Aunque Ud no pueda controlar su historia familiar, puede tomar medidas para reducir su riesgo.

 

13) DIABETES: La asociación entre la diabetes y el ACV parece relacionarse con los problemas circulatorios causados por la diabetes. El tratamiento puede controlar la diabetes, pero tal vez no elimine su riesgo de un ACV.

 

14) ASPIRINA: Se piensa que la aspirina es útil para evitar el ACV. Los médicos pueden recomendarla a personas propensas a formar coágulos de sangre, que causan dos tercios de todos los ACV. Sin embargo la aspirina no es preventiva en todos los casos y no se conoce medicamento alguno que pueda eliminar completamente el riesgo de un ACV.

 

15) CIRUGIA (ENDARTERECTOMIA y STENT): Estos son procedimientos en que la arteria carótida del cuello se abre y se extraen los coágulos u otros materiales que la bloquean y obstruyen el flujo de sangre o se logra el mismo objetivo colocando un stent que dilata la zona estrechada. Hay un riesgo pequeño de que no todo el material pueda extirparse con éxito o de que algunos fragmentos pudieran desprenderse y desplazarse como coágulos al cerebro. SOLO DEBEN tratarse con revascularización (es decir, destapando la arteria) aquellas personas que han tenido SINTOMAS causados por la carótida. Los síntomas son parálisis de cara, brazo o pierna, parálisis con pérdida del habla, ceguera total de un ojo que ocurre en segundos. Los desmayos, pérdida de memoria, o trastornos en la sensibilidad NO son síntomas de la carótida. En caso de tener que tratar la carótida, el procedimiento de elección es la CIRUGIA (NO el stent que debe reservarse para las personas que NO pueden ser operadas).Las personas que NO han tenido SINTOMAS SOLO deben ser tratadas con medicamentos AUN cuando el achicamiento en su carótida sea del 80%. Esto porque en estos pacientes el riesgo de recanalizar la carótida con cirugía o stent es MUCHO mayor que el de NO hacer nada. ​